Un lugar limpio y ordenado no te va a quitar la crisis existencial, pero ayuda a no sucumbir tanto ante ella.