El Otro Blog de Patricio

Este es el blog donde saco el día a día :)

“mira esa nube, se parece a... se parece a... espera un momento... se parece a.... una nube” – Patricio Estrella.

En medio de mi crisis existencial, propongo esta estructura del fundamento de por qué tener una ética:

Partimos del supuesto de existir, y de llevar una existencia material dominada por ciertas leyes físicas, como la entropía y la certreza de que todo va a ser destruido en algún momento.

En ese contexto, ¿para qué tener una ética?

Mi propuesta es que las personas tenemos tres categorías de decisiones: a nivel instintivo, a nivel personal y a nivel de los otros.

A nivel instintivo, la ética no tiene sentido, ya que no tenemos poder decisorio.

A nivel personal, la ética es una herramienta para hacer más llevadero nuestro camino hacia la nada.

A nivel de los otros, la ética es una herramienta para que nuestra necesaria interacción con otros seres sea comprensible, asimilable y armónica.

A nivel personal, la ética influye en nuestras normas morales y religiosas. A nivel de los otros, la ética influye en nuestras normas de trato social y jurídicas.

Nuestras crisis se producen cuando las éticas personal y de los otros no están en una relación armónica, consecuente. Si ambas están armónicas o consecuentes, nuestro mundo tiene sentido.

Entonces, a la pregunta “¿Por qué necesitamos a la ética?”, la respuesta es “porque necesitamos que nuestra estancia en este mundo tenga algunas directrices (estas directrices pueden ser también no tener directrices).

A la pregunta, “¿por qué tenemos crisis en esta materia?” la respuesta es “habrán crisis en diversos niveles en la medida que haya una pérdida de diversa intensidad entre nuestra ética personal y nuestra ética hacia los otros”

A la pregunta “¿por qué no todas las personas tienen estas crisis?” la respuesta es: porque mientras más simples sean las normas que nos proponemos para nuestras éticas, es más difícil que esas éticas conflictúen. Mientras más profundas sean nuestras conjeturas, mientras más “cláusulas”, excepciones y elementos similares tengan nuestros sistemas, más probablemente desarmonicen en algún momento a medida que vivimos y pasamos por situaciones fácticas. En consecuencia, mientras más sencillas sean nuestras normas, menos posibilidades de crisis entre ellas. ..... me aprece que esta propuesta puede funcionar, veré entonces si puedo ejecutarla experimentando conmigo mismo, disminuyendo los aspectos de mis sistemas al mínimo. Veremos cómo me va

Me he vuelto un descreído. Un ateo de la esperanza en una sociedad mejor. Creo que vivo en un orden más parecido a un gallinero que a otra cosa, donde cada uno se preocupa de su comida, su agua y donde lo único que puedes hacer frente a los más quisquillosos es irte a escarbar tu tierra lo más lejos posible, esperando que nadie te vaya a molestar... o que sea con la menor frecuencia posible. Me he vuelto descreído desde que vi que la ética es una regla que no tiene otro fundamento que la voluntad de ser compasivo, lo cual a su vez no se apoya en nada concreto. No me complica ni discuto que haya personas que adopten esa verdadera fe, esa religión de buscarle un sentido a la vida, lo que les lleva a una ética personal y, a la larga, a una regla de vida basada en hacer bien a otros y a uno mismo. Es sólo que yo he perdido esa regla. No creo en hacerle bien a lso otros, tampoco hacerles mal. Simplemente, veo que se puede vivir una vida plena siendo indiferente al mundo, tal como al mundo le soy indiferente también. El fundamento de mi ética se ha vuelto vivir una vida donde la felicidad está en hacerme bien a mí, siendo un agnóstico frente a las otras personas.

Anoche me entretuve haciendo diseños para cargadores solares para celulares. Hace tiempo que no me sentía tan contento. Me centró hacer cosas novedosas.

Llegaron libros nuevos a la oficina. ¡A estudiar! :)

Un lugar limpio y ordenado no te va a quitar la crisis existencial, pero ayuda a no sucumbir tanto ante ella.

Empezamos nuevas etapas.