Destellos de jade

Blog personal donde publico poesía y otros textos.

Antes del temporal

Si éste sol y sus rayos calmaran el siniestro azul-negro del cielo salpicado de tempestad donde el rayo es el mensajero voraz y el viento viaja en espiral con guirnaldas de hojas secas y colores de falsa paz

¡Oh siniestros destellos, de tormentas tardías que van a dejar vacías las vasijas de Chaac!

¡Oh morada serpiente deja mirar tu sonrisa en la fugaz herida del relámpago mortal!

Sangre y brisa resoplan en la malograda prosa del sublime temporal.

#Poesía

Un barquito soñador

Navegando estaba ya

con la luna, con su acento

de creciente resplandor,

luz de estrellas,

luz de luna,

con sonetos de vapor

y seiscientas mil centellas

que se abrían como flor,

en aquel barquito que a vabor

desde la luna cruzaría hasta el sol.

Un eclipse vino entonces

y aquel barco enrojeció

como la luna

de aquel mítico esplendor

fue entonces

que aquel barco encalló

en una roca recubierta con sueños de amor,

de estrellitas, de diamantes

decepciones sonrojadas

de un romántico fulgor

siempre eterno, siempre gris,

una estela cautivante,

un cometa volador

Y para rematar…

un barquito soñador.

#Poesía

Recordando el 13 de enero de 2001

Recuerdo aquel trece de enero del 2001, no quisiera pero lo hago porque fue una de las vivencias más terribles que he tenido en mi vida. Yo estaba en casa de mi abuelo en Berlín, Usulután. Aquella era una casa alta, de paredes gruesas, tenía varios horcones con puertas de madera y el piso de tierra, estaba ubicada en un terrenito mayormente inclinado y había sido construida cuando mi mamá y mi tía estaban pequeñas. Nunca esperamos que la apacible vida en aquella casita cambiaría la mañana del 13 de enero del 2001.

Aquella había sido una calurosa mañana, me había levantado temprano pues quería rotular los cuadernos con los que iniciaría el año escolar. Desde temprano le había pedido a mi tía lapiceros de colores y el molde de letras para rotular mis útiles, en éso había estado toda la mañana.

Recuerdo que como a las 10:30am me empezó a dar hambre pero no salía del cuarto porque mi tía (quien en ése entonces era directora del tercer ciclo de Berlín), estaba recibiendo la visita de dos muchachas que querían matricularse y fueron a verla para pedirle información.

Desde el cuarto yo escuchaba que platicaban y como no quería molestar no salía de la habitación. Pasó un rato y al fin el hambre me ganó, me levanté de la mesita junto a un horcón y justo cuando iba a saludar, empezó el temblor…

No se me olvida que quedé con la boca abierta dispuesta a decir “Buenos días”…

Todo se sacudió, las tejas empezaron a caer y oía los gritos de mi tía que me llamaba y me decía: -“¡Mamita tenés que salir de la casa!”

Pude distinguir sus gritos y la voz de mi abuelo que se desvanecían entre el ruido de las tejas cayendo, recuerdo que de repente el interior de la casa se iluminó, mientras éso pasaba yo instintivamente iba avanzando hacia la puerta de atrás tratando de pasar debajo de las mesas.

La última mesa que atravesé fue una que estaba en la cocina donde ponían cántaros, en éso mi tía me dijo: -“¡Mami salíte, pero salí ya!”- volteé y recuerdo ver que mi abuelo por alguna razón se quedó parado justo antes de la puerta que daba a la cocina pero todo desapareció en una polvareda…

Salí primero y mi tía detrás de mí,( ahora que lo pienso mi tía estaba cerca de la puerta de atrás así que ella pudo haber salido mucho tiempo antes pero no lo hizo por protegerme a mí).

Recuerdo que al salir pude ver que los pollos y los chompipes estaban tan asustados como yo… mi tía y yo volteamos hacia la casa y nos quedamos mudas esperando que mi abuelo saliera pues no se veía nada por el polvo… al fin mi tía gritó -¡Papá!, y el silencio…

Él nos contestó y al instante salió de la casa, nos dijo que se quedó sosteniendo la refrigeradora (que por poco le cae encima pero gracias a Dios no le había pasado nada malo).

Después oímos los gritos de las muchachas quienes habían salido por la puerta principal, así que mi tía se fue por un costado de la casa a ver que les pasaba, resulta que ellas habían logrado salir de la casa pero al querer pasar por la talanguera el caballo “Tornado” no las había dejado pasar y estaba hostil con ellas, mi abuelo fue a apartarlo y las muchachas se fueron a ver como estaban sus familias.

En el momento del temblor no sabía en que parte de la casa estaba mi abuelo, después supe que él estaba en la galera con el caballo, ése era un lugar bastante seguro pero se metió a la casa con toda la intención de sacarnos a mi tía y a mí.

Pasado un rato entramos a ver la casa recuerdo que el interior estaba iluminado por los rayos del sol que la falta de tejado había dejado pasar, el muro junto al que acostumbraba a dormir mi abuelo se había desquebrajado, el problema mas grande fue que el horcón central de la casa se había hundido como sí justo en ése lugar hubiese pasado la fuerza del temblor.

Debo decir que Gracias a Dios no nos pasó nada, pero mi abuelo y mi tía perdieron su casa lo lamenté, era la casa de infancia de mi mamá, también fue la casa en la que pasaba mis vacaciones cuando estaba pequeña, por éso recuerdo ésa casa con mucho cariño y con algo de pena, porque me tocó vivir ésa experiencia que tanto dolor trajo a mi país.

Gracias por leer.

#Personal

Recomendaciones literarias

Hola gentecita bella hoy les traigo un pequeño post con algunas recomendaciones de literatura salvadoreña, por supuesto espero traerles más pronto.

Corazón Ladino: De la autora salvadoreña Yolanda C. Martínez, trata de una mestiza guatemalteca quien por cosa del destino contrae matrimonio con un antropologo estadounidense lo cual resulta una tortuosa relación.

La Última Guinda: Del escritor salvadoreño José Rutilio Quezada, plasma las aventuras y desventuras de la guerrillera “Zenaida” y su experiencia en el conflicto armado, es una novela intensa, con una visión muy humana de la guerra, que conlleva profundas reflexiones.

Manual de Fósiles: Pues bien esta no es una obra literaria si no más bien científica, pues una interesante ublicación paleontológica sobre los fósiles en el Río Tomayate. Aquí el link.

Aquí Quiero Estar: Este libro escrito por Jacqueline Hansen Maggiore es sobre la vida de la monja de Maryknoll Carol Ann Piette quien trabajó en Chile en los tiempos de la dictadura militar y en El Salvador a principios de los años 80. El libro nos muestra un reflejo de su vida, su sentir acerca de su vocación y de su compromiso con los que no tienen nada. Me gustó mucho ése libro me conmovió y hay una frase que se me hizo graciosa y a la vez me encantó pues la hermana “Carla” (como se le conoció en nuestro país) describe a El Salvador “como un cubito de caldo concentrado”. Les invito a leerlo.

Los Escuadrones de la muerte en El Salvador: Libro que considero que tiene mucho valor histórico pues nos muestra la manera en que se formaron y empezaron a funcionar los grupos de exterminio en nuestro país, si les gustan los textos con estilo de investigación periodística esta es una buena opción. A mí en lo personal me generó sentimientos encontrados y algo de indignación pues varios de los personajes que se mencionan aún tienen mucho que ver en la sociedad salvadoreña actual.

Andanzas y Malandanzas: Libro de Alberto Rivas Bonilla en el que el personaje principal es un triste “chucho” que vive muchas aventuras y a la vez desventuras. Creo que si hay un libro que me ha arrancado más de una carcajada es éste y sin embargo me hacía sentir mucha lástima por el personaje principal: Nerón quien además de chucho para mí de plano es un héroe.

No me agarran viva: de Claribel Alegría y D.J. Flakoll, nos relata la vida de Eugenia quien es una mujer que se incorpora a la lucha revolucionaria y clandestina lo que le conlleva muchos sacrificios personales, pero al mismo tiempo mucha satisfacción consigo misma al integrarse a la causa de su pueblo. Una novela que nos presenta una perspectiva muy humana de aquellas mujeres que participaron en los movimientos revolucionarios de la época, algo que se muestra a través de los ojos de Eugenia, la protagonista.

Tierra de Infancia: De la famosa escritora salvadoreña Claudia Lars, es como bien dice su título es una visión de su infancia en el pueblito de Armenia. Nos muestra la belleza de la campiña salvadoreña así como las costumbres de la clase acomodada, con sutileza nos muestra que aún en su condición de pertenencia a una familia adinerada, desarrolló una verdadera empatía y curiosidad por los “indios” que trabajaban en la Hacienda de las Tres Ceibas, o que sencillamente “iban de paso”, ilustra también acerca de las vivencias propias de su infancia. En lo personal me gusta mucho ese libro, la primera vez que lo leí fue en cuarto grado, y aún hoy de cuando en cuando lo leo.

El Crimen del Parque Bolívar: Hace poco leí esta novela histórica, de la cual había escuchado pero que hasta hace poco me animé a leer, trata sobre el asesinato del presidente Manuel Enrique Araujo, y la conspiración que se desarrolló para llevar a cabo tal hecho. Nos muestra parte de la vida de los autores materiales del crimen, y también de los actores intelectuales. La considero muy buena pues describe de forma aceptable uno de los hechos que marcaron el rumbo de El Salvador.

#Literatura

Caminante campesino

Hola hoy les comparto un pequeño poema que escribí hace muchos años bajo el limonero que estaba en la casa de mi abuelo, es bastante sencillo y lo hice inspirada en una historia que me contó mi abuelo.

Pues se los comparto.

Caminante Campesino

Caminando el campesino va,

caminando a un futuro incierto,

tal vez lleno de risas,

tal vez de lamentos,

haciendo de su vida

un sútil verso.

Cargando su matata repleta de trabajos y esfuerzos.

¡Siempre sublime! ¡Siempre sufriendo!

sustento de algunos

que explotándolo viven

sin importarles el sesgo

que en su vida haga este infeliz acierto.

Caminando el campesino va,

caminando con el murmullo del viento,

torogozes cantando, lagartijas corriendo,

viviendo la simple vida de un suspiro mañanero.

¡Algún día cumplirá su sueño! una vida más justa,

dejar ese infeliz sueldo,

siempre caminando

con el sollozo del tiempo.

Admirando los gritos, de héroes muertos…

injusticias calladas, sutiles sonetos.

¡Caminando el campesino va!

#Poesía

Yaja

Holis tengo una perra que se llama Yaja, es un amor con nosotr@s pero no se lleva muy bien con otros perros creo que es algo territorial, aunque casi nunca los agrede siempre que pasa uno frente a la casa les ladra, incluso con los perros de las casa vecinas a quiénes ha visto toda su vida y creo que son a los que menos tolera. Sin embargo no es agresiva cuando los perros se le acercan se vuelve tímida.

Creo que cometimos un error al no socializarla demasiado cuando era pequeña, ahora es agresiva con los demás canes pero sólo les ladra muy rara vez los agrede físicamente. Al único que ha agredido es un perrito de la vecina llamado Coqui, el es muy lindo pero cuando los dos estaban cachorros la Yaja tenía unos peluchitos para jugar, pues el Coqui entraba como Pedro por su casa y se los robaba, creo que la Yajita no ha olvidado éso y por ello lo ha agredido, no con mordidas pero sí con “zarpazos”.

Como dije en general la Yajita no agrede a nadie pero le ladra a casi todo mundo, la única vez que la ví dispuesta a morder fue hace poco.

La cosa fue así: Al lado de la casa vive un perrito que se llama Jachi es realmente muy lindo pero sólo lo tienen encerrado y lo sacan muy poco así que es bastante agresivo con otros perros y con las personas, al punto que mordió a un vecino. En fin un día salió Jachi y comenzó a perseguir al perrito de allá abajo que se llama Milo, al oír el barullo salió la Yaja a ladrar pero al no ver nada se regresó, en un abrir y cerrar de ojos apareció el Jachi atrás de ella y se le fue encima y la quiso morder del costado izquierdo del cuello, pero ni el perro ni yo esperamos la reacción de la Yaja (que aunque ladra es bastante tímida cuando otros perros se le acercan) ella decididamente se volteó y le lanzó una mordida (aunque no hizo contacto), lo que hizo el perro retrocediera y se saliera de su alcance. Yo me quedé de piedra pues en el primer momento la Yajita iba a ser mordida por el enorme Jachi, y después ella lo hizo huir.

A pesar de todo la Yajita es muy dulce y cariñosa, pero también es muy enérgica y a veces juega muy brusco y me vuelvo su víctima 😂

El origen.

Es una perrita mezclada su mamá es una pastor belga mallinois y su papá un chow chow, creo que se parece más a su ma pues de chow chow sólo tiene unas manchitas oscuras en la lengua 😃

Su nombre es la tercera persona del singular del idioma nawat, ¿la razón? no sé, pero me gustó 😂

Recuerdo que un día llegué a la casa en la tarde y allí estaba, tan pequeña que parecía una bolita, me enamoró desde que la ví, fue gracioso porque mi papá estaba un poco contrariado, no quería otra mascota y creyó que yo lo apoyaría para que se la diéramos a otra persona, pero la Yajita me robó el kokoro y al ver mi falta de apoyo mi papá desistió y con el tiempo ha llegado a quererla mucho.

Algo curioso es que la Yajita nunca “lloró” como cuando un perrito llega a una casa nueva, gracias a un peluche de venadito que era más grande que ella y que mi mamá le dejó para que no se sintiera tan solita. También hubo un tiempo que creimos que era muda pues no ladraba, no gemía, nada, hasta que una noche llegó una visita y cuando esta se fue sonó un adorable “arf” seguido de un gruñidito fue la primera vez que ladró.

En fin dejo fotos de la Yajita cuando era una bebé

Ya ven, simplemente irresistible 😊 Así esta ahora

#Personal

Sopla el tiempo…

Holis pues les comparto uno de mis viejos poemas, los cuales he guardado y hoy deseo publicarlos en este blog, últimamente escribo menos de lo que quisiera, no me atrevo a decir que soy un “as” en la compañía de esa dama llamada poesía porque “mi” talento, en el remoto caso de tenerlo es vago, pero ¡ah! como me ayuda a descansar la mente y el alma cuando algún texto fluye en mí y se me permite plasmarlo en papel, algun@s sabrán a que me refiero, en fin les dejo esto.

Sopla el tiempo

El viento y su canción, el cielo y su voz, que se silencia, se calla ¡shiiii!

Tus sueños, tus deseos, ¡vuelan alto, como el jilguero!, como nube, como cerro, como pluma, atorada en el limonero. ¡shiiii!

¡Ah! Lo que trae el viento…, risas de niños, hojas de cielo, lo que el viento trae, se lo lleva el sueño… ¡mi corazon tiembla de miedo! Cuando me fulmina el aroma del firmamento. ¡shiiii!

Calla, anochece, … cuando el viento sopla: me abandona el tiempo…

#Poesía

Un cuento de “ánimas aparecidas”.

Pues estaban los primos de siempre el Netío y la Lichita, en la casa del tío Guayo,(tío del Netío pero tata de la Lichita), aburridos porque al cielo se le había ocurrido estar “echando” agua todo el día, y no habían podido ir al potrero, a bajar mangos,naranjas y jocotes, a pegarles carrera a los cuches del vecino, en fin todas aquellas actividades necesarias para que según ellos el mundo siguiera girando.

Al fin el cielo tuvo la espectacular idea de cerrar el chorro y en un dos por tres dejó de llover.

Entonces pudieron salir los cipotes, a salir iban cuando el tío Guayo les dijo: -Esperénse, mucha niebla hay,

-“Nuay” problema tío, aquí “yevo” yo una candela de las de a diez “jentavos”- dijo el Netío-para alumbrarnos si se espesa la niebla.

-“Ta” bien-dijo entonces el tío Guayo.

Y se fueron sin rumbo fijo, la Lichita no iba pensando en nada, cuando el Netío se detuvo y dijo

-Licha y en este lado del camino que “nues” “onde” mi tío Guayo dijo “quiantes” aparecía un alma en pena.

-Sí, pero dicen que vino un padre, a levantar al espíritu y “dendentonces” ya “nuay” nada…

Casi al segundo al Netío se le ocurrió una genial idea

-Mira vos y si volviera aparecer?

-Ah, …no ya no sale

-Pero puede salir…

-¿Qué decís?

-“Perate”- , y el Netío se puso la mano en la bolsa del pantalón palpando la candelita, y la cajita de fosfóros que andaba.

-“Je” me acaba de ocurrir algo, “venite”- y hay fue la Lichita detrás de el. Se metieron al terreno de Don Eulalio Campos, entonces el Netío le dió vuelta a un tronco podrido que por allá fue a caer… empezó a agarrar a unas de esas cucarachas, grandotas y carapachudas que andan en el monte, agarró como quince pues el Netío era un “as” para atrapar alimañas.

-¿Y para que las querés?

-Ya vas a ver…mira agárrame esta animala- le dijo dándole una de las gigantescas cucarachas

-Va pues-dijo la Lichita y tomó a la cuca en sus manos, entonces el Betío sacó la candela y empezó a partirla, hasta hacer 15 pedacitos, su plan era ponerles un fragmento de la vela en el lomo a las cucarachas, y soltarlas en el camino, a ver que pasaba.

Después de un rato ya le habían puesto la encendida carga a todas las cucarachas y las dejaron ir en el camino.

Ahí fue entonces cuando apareció el Chicho Morales, que venía de chapodar, y de conseguir leña para la casa.

Como es natural, sus meditaciones fueron interrumpidas por una fila de lucecitas que aparecía de entre la niebla, que por estar tan espesa ocultó muy bien a los insectos, ante tales novedades a Chicho Morales sólo se le ocurrió decir:

-Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre… Efectivamente a Chicho Morales no le quedó más remedio que arrodillarse y rezarle al altísimo como quinientos padres nuestros para que aquella auténtica ánima aparecida no lo jugara y se lo llevara al otro lado. Rezaba con una gutural voz de desesperación, y un sudor frío empezaba a bajarle de las sienes mientras las lucecitas se movían de un lado a otro.

A todo esto el Netío y la Lichita se morían de la risa detrás del matorral, contemplando su obra, de repente empezó a pringar y salieron en carrera para la casa del tío Guayo, como si no hubieran hecho absolutamente nada.

Ya cuando las lucecitas desaparecieron, por la llovizna, a Chicho Morales le volvió el alma al cuerpo, afianzó la leña a la espalda y continuó el camino, callado queriendo olvidar o comprender lo que acababa de vivir, al llegar le dijo a su mujer

-Loncha, “ai” que “trer” al padre otra vez…ya sale otra ánima aparecida…

#Historias

Las campesinas no pintan

Era media tarde en un pueblito del oriente de San Salvador, el sonido de la brisa sonaba armonioso acompañado de un tranquilo tarareo.

Alguien le dijo: Las campesinas no pintan… Ella respondió tranquila y resuelta: Yo sí…

Se hizo silencio y ella tranquilamente siguió tarareando una dulce canción mientras plasmaba dibujos florales en la botella de plástico que le servía de improvisada maceta a sus delicadas orquídeas.


#Literatura #MiniHistorias #Historias

Lunes con...

Lunes con pa...

Hay que ver como anda la gente de predispuesta a la violencia, hoy mi papá me contó que mientras caminaba en la Plaza Mundo, Soyapango vió que un hombre delante de él que llevaba un gran pedazo de tirro pegado en la parte de atrás del pantalón, mi papá se acercó para decirle que llevaba algo pegado y el hombre se hizo como que no lo escuchó, mi papá le volvió a decir y dice que el hombre se volteó y de manera desafiante y agresiva le dijo ー¡Qué pasa!ーcosa que a mi papá le dió risa y le dijo ーLe digo que lleva algo pegado en el pantalónー aún así dice que la persona no dejó de estar alterada, pero se fue, y mi papá siguió caminando tranquilamente.

Pienso que la reacción de ése hombre puede ser: 1- no esta bien de la cabeza, 2- el mismo clima de miedo que se vive en el país hace que la gente reaccione así,3-Era un remiendo improvisado para un hoyo del pantalón y tuvo la esperanza que nadie se fijara, 4- está tan acostumbrado a las malas intenciones que cuando alguien intenta ser amable le resulta incomprensible, en fin le sugerí a mi papá que en futuras ocasiones si le nace ser "buena gente" que les diga UNA vez, si le hacen caso bueno y si no también, él se puso pensativo y ya no hablamos más del asunto. Después pensé que muy probablemente yo también hubiese insistido, por aquello de "si haces las cosas, hazlas bien", pero entiendo con algunas personas no se puede ser "tan" amable, pero eso sí hay que tratar con respeto a todxs.

Lunes con ma...

Por otra parte estoy feliz mi mamá salió del hospital, y mi papá la fue a traer. Cuando ella vino, lo primero que hizo fue ver como estaban sus plantas, afortunadamente las habíamos estado regando como debe ser porque si ésa mujer viene y encuentra sus plantas marchitas arde Troya 😂, después fue a revisar a la gallina y sus pollitos para ver si estaban gorditos, signo de que los hemos estado alimentando bien, vió sus novelas, se acostó en la hamaca y por supuesto ha estado acariciando mucho a la Yaja las dos se han hecho falta.

Así el lunes.


#Personal